Buscá
Seguinos
GANADERÍA14.Ago.2017 | 11:03
De carne somos: Un feedlot ecológico para ganar, ganar

Ganar en kilos de carne por metro cuadrado. Ganar en eficiencia de conversión de gramo de alimento. Ganar en bienestar. El modelo que propone el equipo de investigadores liderado por Sebastián Vittone, del INTA Concepción del Uruguay, gana frente a sistemas tradicionales. Innovación y desarrollo. Un caso a campo en Santa Fe.

Las raciones con dietas fibra cero son suministradas por autoconsumo

Paraná, Entre Ríos I Por Verónica Puig | NEA RURAL | Producir más kilos de carne y obtener mayores ganancias de conversión de alimento, es un desafío para los sistemas de engorde o de confinamiento. Desde que los investigadores demostraron que las condiciones de bienestar animal, además, contribuyen a incrementos en estos dos factores, comenzaron a pensar en sistemas diferentes a los modelos tradicionales de "feedlot". Sebastián Vittone, investigador que lidera el grupo de trabajo en nutrición animal del INTA Concepción del Uruguay, comentó los resultados de un sistema productivo a campo, en la provincia de Santa Fe, con el que vienen realizanto tareas conjuntas desde hace tiempo. "Luego de un ciclo de producción en la sistema FER, con inicio en septiembre 2016 y cierre en febrero 2017, y luego de analizar los resultados obtenidos de evolución de peso, consumo y conversión. Los resultados fueron, muy alentadores, el aumento diario de peso vivo se estableció en el orden de 1 kilo por animal y por día y la conversión promedio general fue de 5,9 kilogramo de alimento por kilo de peso vivo ganado", explicó.

Categorías y negocio ganadero. El análisis de consumo y aumento de peso por categoría y origen es sumamente importante para establecer las condiciones del negocio, advirtió Vittone. "Pudimos observar que los animales enteros presentaron un mayor consumo y mejor ganancia de peso respecto de las demás tropas. Dentro de las categorías livianos la mejor conversión se obtuvo con los animales marca líquida", detalló. Comentó también, que finalmente el peso inicial y el mayor peso a la terminación en los terneros ingresados por compra requirieron de un 24 por ciento más de alimento por kilo producido. Aportó además, un dato importante a destacar obtenido de este relevamiento, y que indica que "sólo en el caso de los toritos se observó un consumo similar a un encierre tradicional. Las tropas restantes consumieron solo el 2,1 por ciento de su peso vivo durante toda la etapa de engorde".

Un caso productivo. Esta investigación se desarrolló a campo, en el establecimiento “El Casco”, que es una empresa agrícola-ganadera próxima a Chañar Ladeado, en el sur de Santa Fe. "El rodeo de cría es manejado bajo el modelo de cría Bovina Intensiva (CBI)", explicó el investigador. Comentó que las vacas pastorean rastrojos de cosecha gruesa durante el otoño-invierno y pasturas consociadas durante la primavera-verano, época de mayor demanda nutricional de los vientres. La tasa de preñez es del 92 al 96 por ciento y realizan creep feeding hasta el destete. Luego del destete, los terneros marca líquida del establecimiento ingresan con más de 200 kilos al engorde terminal hasta alcanzar los 340 kilos, de peso vivo. En el mes de abril  la empresa compra terneros, de  130 a 140 kilos de peso vivo a terceros para completar el ciclo de recría y terminación junto a los terneros propios. Estos se recrían en verdeos de raigrás y avena durante el otoño-invierno para iniciar la etapa de engorde de la misma manera que los terneros marca líquida. El inicio de la terminación de los terneros comprados comienza en el momento de la siembra de cultivos de cosecha gruesa cuando el campo debe ser liberado para tal fin. "La empresa optó el sistema de feedlot Ecológico Rotativo, tal como lo han rebautizado localmente, con la clara visión de preservar la tierra. En lugar de realizar el engorde en un feedlot convencional, asignan mayor superficie a los animales para luego aprovechar el estiércol que se incorpora al suelo que será destinado a la producción de granos", añadió Vittone.

Bienestar animal y medioambiente. En este sistema implementado en El casco, el engorde terminal actualmente cubre 15 hectáreas parceladas en 5 piquetes con perímetro de alambrado electrifico. La asignación de 300 metros cuadrados y la rotación de los animales, se implementó para lograr disminuir la formación de barro. "La decisión de incrementar la superficie de 100 (recomendada por INTA Concepción del Uruguay) a 300 metros cuadrados, por animal se relaciona a dos condiciones previamente evaluadas para este campo. La primera de ellas es la ausencia de pendiente del lote elegido y la segunda el tiempo de permanencia de los animales durante el ciclo", explicó. La combinación de sistemas de autoconsumo, dietas fibra cero y espacios sin barro para el desarrollo de producción de carne, son innovaciones que viene trabajando este equipo de investigadores con excelentes resultados. Logran innovaciones importantes a sistemas tradicionales y tecnologías adaptadas a nuestras regiones productivas. Trabajaron aquí junto a Sebastián Vittone, María Eugenia Munilla, Martín Lado, investigadores de INTA y Marcos Blua, uno de los propietarios de El Casco.

BREVES
Bienvenidos | Tapeguahé poráite | Bemvindos
El Campo tiene la Palabra es un producto de P&P Comunicacion y Eventos
Director ejecutivo: Aldo Puig
Gerente de Contenidos: Veronica Puig
San Martín 918 | Paraná, Entre Ríos (ARG)
elcampotienelapalabra@gmail.com | Tel.: +54 3437 406501